Cómo probablemente sabrás, aunque existen varios programas u otros proveedores de servicios de correo que consiguen sincronizarse con tu cuenta Hotmail de forma semiautomática, es decir, sin apenas tener que introducir más información que la de tu dirección de correo electrónico y tu contraseña; para poder configurar nuestro correo Hotmail en la mayoría de aplicaciones y programas gestores de correo, tendremos que introducir unos datos conocidos como POP e IMAP.

Qué es IMAP y POP

Tanto IMAP como POP son protocolos de transferencia de correos que te permiten poder configurar tu cuenta de correo desde aplicaciones de terceros. Es decir, estos protocolos te permiten poder utilizar tu cuenta de correo Hotmail no únicamente desde la página oficial o aplicación de Outlook, sino también desde aplicaciones, programas o páginas de proveedores de servicio de correos de terceros.

POP

También denominado POP3, sus siglas quieren decir: Post Office Protocol (Protocolo de Oficina de Correo).

IMAP

También conocido como IMAP4, sus siglas quieren decir: Internet Message Acccess Protocol (Protocolo de acceso a mensajes de Internet).

SMTP

Existe otro protocolo conocido como SMTP, que quiere decir: Simple Mail Transfer Protocol (Protocolo Simple de Transferencia de Correo), pero este está en desuso al ser mucho menos eficiente que IMAP y POP.

Diferencias entre IMAP y POP

La razón por la que existen dos protocolos y no uno es porque son dos formas distintas de acceder a nuestro correo, pudiendo ser más recomendable usar uno u otro método en función de la utilidad que le vayamos a dar.

La mayor diferencia entre ambos protocolos es que mientras mediante IMAP los emails se almacenan en el servidor (Outlook en este caso), mediante POP los emails son descargados y almacenados directamente en el dispositivo desde donde se accede al correo.

Esta diferencia implica varias cosas:

  • Usando IMAP, todos los correos leídos y no leídos serán accesibles desde varios dispositivos, mientras que usando POP no se puede ver el correo desde varios dispositivos. (Ventaja para IMAP).
  • Al usar POP nunca llegarás a llenar el buzón de tu correo, ya que estos son eliminados del servidor una vez que han sido descargados. (Ventaja para POP)*.
  • Los emails pueden ser leídos mucho más rápidamente en IMAP que en POP (Ventaja para IMAP).
  • Los emails ocupan espacio en tu dispositivo al usar POP (Ventaja para IMAP).
  • Al usar POP, se pueden leer todos los correos ya descargados sin necesidad de tener conexión a internet (Ventaja para POP).
  • Si el dispositivo desde donde usamos nuestro correo sufre una avería, no hay riesgo de perder los correos si nos conectamos a través de IMAP (Ventaja para IMAP).

*Por si no lo sabías, aunque suelen tener una capacidad muy grande, los servicios de correo electrónico no ofrecen una capacidad ilimitada de almacenamiento. Esto implica que en algún momento podrías tener tantos emails que la capacidad de tu buzón llegue a su limite, y cuando esto ocurre, dejarías de recibir emails al no tener suficiente capacidad para recibir más correos. Esto se soluciona eliminando la totalidad o parte de tus emails recibidos.

¿Qué protocolo de conexión es mejor?

A menos que tengamos claro que solamente queremos conectarnos desde un solo dispositivo a nuestro correo y que no vamos a volver a acceder a nuestro email desde la página web o aplicación oficial (entonces lo mejor sería POP), lo cierto es que en todas las demás situaciones recomendamos siempre utilizar el protocolo IMAP; eso sí, comprobando cada cierto tiempo que no corremos el riesgo de tener el buzón de nuestro correo lleno.

La configuración POP3 / IMAP4 de Hotmail

Comprobar cuáles son los datos POP o IMAP que debo de introducir para poder configurar mi correo es bastante sencillo; simplemente tendremos que acceder a nuestro correo y seguir los siguientes pasos:

  1. Accede a tu correo Hotmail desde la página oficial: https://outlook.live.com/owa/
  2. Dirígete al panel de configuración de tu correo
  3. En la sección correo, pulsa en el apartado ‘Sincronizar correo electrónico’
  4. Ahora, simplemente desliza la página hacia abajo hasta encontrar la sección POP e IMAP, dónde podrás encontrar todos los datos necesarios.

Fíjate que el protocolo POP viene deshabitado por defecto. Si quieres usarlo, deberás de activarlo previamente seleccionando la casilla ‘Sí’ y guardando las modificaciones.

Como podemos observar, al activar la opción POP tendremos la opción de:

  • No permitir que los dispositivos eliminen los mensajes de Outlook
  • Permitir que las aplicaciones y dispositivos eliminen los mensajes de Outlook

Aquí tendremos que elegir la opción que nos convenga más. Al seleccionar la primera, los emails nunca serán borrados del servidor Outlook, lo que implicará que nuestro buzón podría llegar a llenarse aunque no corremos el riesgo de perder nuestro emails en caso de fallo en nuestro dispositivo; y la segunda, pues lo contrario.